Image Description

Día Mundial Sin Tabaco 2017: venzamos al tabaco en favor de la salud, la prosperidad, el medio ambiente y el desarrollo de los países.

30 de mayo de 2017 | Ginebra – Las medidas de erradicación del consumo de tabaco pueden ayudar a los países a evitar que millones de personas enfermen y mueran por enfermedades relacionadas con este producto, a combatir la pobreza y, de acuerdo con el primer informe sobre sus efectos medioambientales, elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), a reducir la degradación del medio ambiente a gran escala.

Con ocasión del Día Mundial Sin Tabaco 2017, la OMS recuerda la amenaza que representa este producto para el desarrollo de los países de todo el mundo y hace un llamamiento a sus gobiernos para que apliquen medidas firmes de control del tabaco, como la prohibición de comercializarlo y publicitarlo, la promoción del empaquetado neutro de los productos que lo contienen, el aumento de los impuestos especiales y la prohibición de fumar en los espacios públicos cerrados y los lugares de trabajo.

Los efectos del tabaco en la salud y la economía

El consumo de tabaco se lleva la vida de más de 7 millones de personas cada año y cuesta a los hogares y gobiernos más de US$ 1,4 billones en gastos sanitarios y pérdida de productividad.

La Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS, señala: «El tabaco es una amenaza para todos. Agrava la pobreza, reduce la productividad económica, afecta negativamente a la elección de los alimentos que se consumen en los hogares y contamina el aire de interiores».

De acuerdo con la Dra. Chan, «al adoptar medidas firmes de lucha antitabáquica, los gobiernos salvaguardan el futuro de sus países porque protegen a toda la población, con independencia de si consumen o no este producto mortífero. Además, se generan ingresos para financiar los servicios de salud y otros servicios sociales y se evitan los estragos que el tabaco causa en el medio ambiente».

Todos los países se han comprometido a cumplir la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, cuyos objetivos son fortalecer la paz y erradicar la pobreza en el mundo. Dos de sus medidas esenciales son aplicar el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco y, para 2030, reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles, incluidas las cardiopatías, las neumopatías, el cáncer y la diabetes, de las que el tabaco es un factor de riesgo.

Los efectos del tabaco en el medio ambiente

En el informe de la OMS El tabaco y su impacto medioambiental: una visión de conjunto, el primero sobre los efectos de este producto en la naturaleza, se dan algunos datos reveladores:

  • Los residuos de tabaco contienen más de 7000 sustancias químicas tóxicas que envenenan el medio ambiente, algunas de ellas cancerígenas para el ser humano.
  • En el humo de tabaco se liberan miles de toneladas de productos cancerígenos para el ser humano, sustancias tóxicas y gases de efecto invernadero, y los residuos de los productos de tabaco son el tipo de basura más numeroso.
  • Cerca de 10 000 millones de los 15 000 millones de cigarrillos vendidos diariamente en el mundo se desechan al medio ambiente.
  • Las colillas de cigarrillo representan entre el 30% y el 40% de los objetos recogidos en las actividades de limpieza costera y urbana.

El tabaco es una amenaza para las mujeres y los niños y para el sustento de los hogares

El tabaco es una amenaza para todas las personas y para el desarrollo nacional y regional, de formas muy diversas:

  • La pobreza: cerca de 860 millones de fumadores adultos viven en países de ingresos medianos o bajos. Varios estudios indican que, en algunos hogares de los países de ingresos bajos, más del 10% de los ingresos se gasta en comprar productos de tabaco, un dinero que no se destina a alimentos, educación y atención sanitaria.
  • Los niños y la educación: el cultivo del tabaco evita que los niños reciban educación. Entre el 10% y el 14% de los niños de familias que cultivan esta planta no asisten a la escuela porque trabajan en campos de cultivo.
  • Mujeres: entre el 60% y el 70% de los trabajadores agrícolas que trabajan en el cultivo de tabaco son mujeres, que están expuestas directamente a productos químicos peligrosos.
  • Salud: el tabaco es un factor implicado en el 16% de las muertes por enfermedades no transmisibles.

Las políticas tributarias: una poderosa herramienta de lucha antitabáquica

El Dr. Oleg Chestnov, Subdirector General de la OMS para Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental, señala: «Muchos gobiernos están tomando medidas contra el tabaco, desde la prohibición de su publicidad y comercialización hasta la introducción del empaquetado neutro y la prohibición de fumar en los espacios públicos y los lugares de trabajo. No obstante, una medida de lucha antitabáquica menos utilizada que resulta muy eficaz es la aplicación de políticas tributarias y de precios, que los países pueden aplicar para satisfacer sus necesidades de desarrollo».

Los gobiernos recaudan anualmente casi US$ 270 000 millones en concepto de impuestos sobre el tabaco, una cifra que se podría acrecentar en más de un 50% para obtener US$ 141 000 millones adicionales simplemente añadiendo a los impuestos aplicados en todos los países a cada paquete de cigarrillos un suplemento de US$ 0,80 (que equivale a un dólar internacional). El incremento de los ingresos fiscales del tabaco ayudará a movilizar más recursos internos y a crear el espacio fiscal necesario para que los países cumplan las prioridades de desarrollo en el marco de la Agenda 2030.

El Dr. Douglas Bettcher, Director del Departamento de Prevención de Enfermedades No Transmisibles de la OMS, afirma que «el tabaco es un importante obstáculo al desarrollo mundial. La morbimortalidad relacionada con este producto agrava la pobreza, afecta a las personas que aportan el salario principal a los hogares, desvía los limitados recursos del hogar a la compra de productos de tabaco en lugar de comida y material escolar, y obliga a muchas personas a aumentar el gasto en atención sanitaria».

El Dr. Bettcher añade que «las medidas de control son una poderosa herramienta que los países pueden utilizar para proteger a sus ciudadanos actuales y futuros».

Cada año, más de 7 millones de personas fallecen como consecuencia de enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco, una de las mayores amenazas a la salud pública mundial y, también, una de las principales causas evitables de enfermedades no transmisibles.

El control del tabaco es una poderosa herramienta para mejorar la salud pública y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). La meta 3.4 de los ODS fijada para 2030 consiste en reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles, incluidas las enfermedades cardiovasculares y respiratorias crónicas, el cáncer y la diabetes.

Además, en la meta 3.a de los ODS se exige la aplicación del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, que entró en vigor en 2005. Las 180 Partes en el Convenio están obligadas a adoptar una serie de medidas para reducir la demanda y el suministro de los productos de tabaco, entre ellas la protección de las personas contra la exposición al humo del tabaco; la prohibición de la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco; la prohibición de la venta a los menores; la imposición de advertencias sanitarias en los envases de tabaco; el fomento del abandono del hábito tabáquico; el aumento de los impuestos al tabaco, y el establecimiento de un mecanismo coordinador nacional para el control del tabaco.

Fuente: http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2017/no-tobacco-day/es/

 

 

 

31 de Mayo,

Día Mundial de la Esclerosis Múltiple.

Autor: Víctor Ingrassia.

La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad neurológica, crónica, de causa no determinada que afecta al sistema nervioso central. En la comunidad médica se la suele llamar “la enfermedad de las mil caras”, porque no existen dos pacientes con igual padecimiento al sufrirla.

Todos ellos desarrollan día a día diferentes estrategias para tener una mejor calidad de vida, rompen barreras en los distintos ámbitos de la vida cotidiana, familiar, laboral, social, etc, para sobreponerse a esta terrible enfermedad auto-inmune que resulta del daño a la mielina, la capa protectora que protege las fibras nerviosas del Sistema Nervioso Central que incluye al cerebro, la médula espinal y los nervios ópticos.

La EM tiene una base inmunológica. Y es que el sistema inmunológico, normalmente encargado de defendernos de agresiones externas como las infecciones, no reconoce la mielina como propia y en consecuencia la lesiona. Si la mielina se destruye, la habilidad de los nervios para conducir impulsos eléctricos desde y hacia el cerebro se interrumpe. Y este hecho produce la aparición de síntomas. Muchos de los síntomas pueden ser exitosamente manejados y tratados y otros no.

Los procesos de desmielinización y cicatrización aparecen en diferentes momentos y en diferentes zonas, de allí el nombre de esclerosis múltiple.

“Como la mayoría de las enfermedades auto-inmunes, es una patología que se da con mayor frecuencia en el sexo femenino, estableciendo una relación de tres mujeres por cada hombre afectado, y comienza generalmente en la segunda o tercera década de la vida. La causa de la enfermedad aún no está aclarada aunque se sostiene la importancia de una predisposición genética individual que se suma a la exposición a un determinado factor ambiental aún no identificado”, explicó el doctor Fernando Cáceres, médico neurólogo especializado en EM y Director General del Instituto de Neurociencias de Buenos Aires (Ineba).

La causa de la EM permanece desconocida hasta hoy, ya que no es ni contagiosa, ni hereditaria, ni mortal. No tiene cura por ahora pero si hay medicación para controlarla, atenuar o espaciar los brotes o remisiones.

Aunque no modifica esencialmente la expectativa de vida de las personas que la padecen, constituye una de las afecciones neurológicas más discapacitantes en el adulto joven, lo que implica un serio impacto en el ámbito familiar, social y económico-laboral.

Se manifiesta mayormente entre los 20 y 40 años y con una prevalencia de 3 a 2 en las mujeres. A nivel mundial se calculan alrededor de 2.5 millones de personas con EM, la mayor parte del norte y centro de Europa, norte de Estados Unidos, sur de Canadá y el sur de Australia y de Nueva Zelanda.

 

Síntomas variados

Entre sus síntomas se pueden enumerar visión doble, disminución de la visión, falta de fuerzas, alteraciones en la sensibilidad, falta de equilibrio, alteraciones esfinterianas, entre otras; aunque en los comienzos se suelen dar recaídas y remisiones, observándose síntomas varios y transitorios alternados con períodos de calma sintomática.

La Esclerosis Múltiple es hoy la segunda causa de discapacidad neurológica en adultos jóvenes, ubicándose detrás de las lesiones traumáticas de encéfalo y médula secundarias causadas por accidentes vehiculares.

A partir del 2009, la Federación Internacional de Esclerosis Múltiple (MSIF, por sus siglas en inglés) definió la celebración del día mundial de la EM (World MS Day) el último miércoles del mes de mayo.

 

Avances en los tratamientos farmacológicos

Desde la primera descripción de la enfermedad realizada por Jean-Martin Charcot en 1868 no hubo durante muchos años un tratamiento considerado eficaz. Recién en 1993, 125 años luego, se consiguieron avances en una medicación que disminuyó la frecuencia de las recaídas y con ello la acumulación de discapacidad en el paciente.

A partir de entonces y hasta ahora hubo una verdadera explosión positiva de nuevos medicamentos llegando al momento actual con 12 drogas aprobadas en el mundo – todas ellas presentes en nuestro medio – para el tratamiento inmunodulador de la EM en recaídas y remisiones. Asimismo el horizonte futuro es alentador. Hay al menos 250 protocolos de investigación en curso buscando nuevas alternativas farmacológicas para tratar esta afección.

“Actualmente el espectro terapéutico se ha ampliado ya que se han aprobado los primeros medicamentos para las formas “primarias progresivas” de la enfermedad (la forma más agresiva de la misma) que hasta hace unos meses no tenía tratamiento alguno, así como también se está desarrollando la nueva línea de drogas re-mielinizantes, es decir, medicamentos que favorecen el mecanismo reparador de las vías nerviosas dañadas por la enfermedad. El uso de estas drogas en el tratamiento es algo muy novedoso porque en la EM se podría decir, siendo muy gráficos, que es como si se pelaran los cables y estas drogas lo que hacen es volver a formar la cobertura de esos cables dañados”, comentó Cáceres.

 

Tres instancias claves para los pacientes con EM

Para una persona con esta enfermedad existen tres instancias o momento clave en relación a la elección del equipo médico que trate su enfermedad. Estas son:

  1. Fase diagnóstica:

Dado que los medicamentos inmunomoduladores han demostrado su mejor eficacia cuanto más precozmente son utilizados, el diagnostico precoz de esta enfermedad es indispensable. Asimismo no existe un método diagnóstico ni un marcador biológico específico para el mismo, por lo que éste es complejo y requiere de un profesional experimentado.

  1. Elección del tratamiento:

Las nuevas drogas presentan un perfil de eficacia y seguridad distinto y variado, por lo que el nuevo paradigma exige que el profesional tratante, junto con el paciente y su entorno, decidan el tratamiento a seguir. Todo tiende a un tratamiento “a medida” adaptado a la forma evolutiva de la enfermedad de un paciente en particular. Gracias al desarrollo tecnológico, hoy se aplica la Realidad Virtual para la recuperación motora de los pacientes, permitiéndoles llevar a cabo un tratamiento en sus hogares, el cual es monitoreado por profesionales de la salud.

  1. Fase de seguimiento y control evolutivo:

en esta fase debe haber un sostén adecuado y permanente del equipo interdisciplinario que maneja la enfermedad. Es importante garantizar un número adecuado de consultas médicas y controles anuales (al menos tres o cuatro) y la participación de varios profesionales de la salud no-médicos (psicólogos, enfermeros, neuropsicólogos, kinesiólogos, terapistas ocupacionales, etc.) para al manejo de los síntomas relacionados al el compromiso emocional y el cognitivo (afección de memoria, atención y función ejecutiva) que deben ser considerado de manera especial y coordinada con el tratamiento inmunomodulador.

“Aunque es potencialmente discapacitante, los tratamientos han conseguido mejorías insospechadas. Casi todos los pacientes pueden desempeñar su vida sin inconvenientes mayores y toda la comunidad debe conocerla para ayudar a que esto sea así” afirma la doctora Adriana Carrá, Directora Médica de la Asociación Esclerosis Múltiple Argentina (EMA).

 

Fuentehttp://www.infobae.com/salud/2017/05/31/esclerosis-multiple-la-enfermedad-de-las-mil-caras/











Ir a la barra de herramientas